jueves, 17 de enero de 2013

Biblioteca.


Hoy compramos una biblioteca. Es lo más chiquita que se pueda imaginar, lo que puede abarcar nuestro pequeño departamento. Estábamos todos como nenes que abren sus regalos de navidad. Llenándola con los libros que ya andaban tirados por el suelo (literalmente).
Y lo cierto es está bastante lejos de mi sueño. De tener una casa con una biblioteca enorme que vaya de pared a pared, de suelo a techo. Pero hoy escuché a mi madre decir "es como cuando una recién se casa, que cada pequeña cosa que va aportando al hogar es todo un logro". Y es así. 

Una vez tuvimos una biblioteca soñada. La regalamos a una de mis tías por una mudanza en la que no llevamos más que un par de maletas por cabeza.
A día de hoy de vez en cuando veo esa biblioteca...

Tantas veces empezar de cero, 
tanto esfuerzo por el volver a empezar.

Todo tiene su lado bueno.
No se imaginan lo que valoro esa pequeña biblioteca que descansa en el salón.

3 comentarios:

  1. me ha emocionado preciosa... sueño con lo mismo!

    ResponderEliminar
  2. Las bibliotecas siempre son importantes.

    disfrutala¡¡

    ResponderEliminar